La Tecnología como motor de la economía

Adoptar o Crear, ese es el dilema

Articulo publicado en la Revista Sputnik

por Keri Ramirez

La Tecnología como motor de la economía

El desarrollo tecnológico es un factor esencial para el crecimiento económico. Esto se debe a que a través de innovaciones tecnológicas las industrias de cualquier economía trabajan con mayor productividad y de forma más eficiente. Como resultado la producción total de una nación se incrementa generando mayores empleos, competitividad y mejores condiciones de vida para sus habitantes.

Por esta razón es que todos los países del mundo buscan establecer políticas que les permita alcanzar avances tecnológicos dentro de sus fronteras. Sin embargo, no todos los países han sido capaces de construir en su sistema económico los mecanismos que conlleven a generar innovaciones tecnológicas. De ahí que en nuestro planeta podemos encontrar países creadores de tecnología y otros que simplemente esperan para adoptar estos desarrollos tecnológicos mas adelante.

Por muchos años se ha demostrado la relación entre el desarrollo económico de una nación y su capacidad para generar nuevas tecnologías. Por ejemplo, Estados Unidos y algunos países europeos, han obtenido un mayor crecimiento económico como resultado de su capacidad para fomentar el desarrollo de nuevas metodologías enfocadas a aumentar la productividad de su economía. Por el contrario países en vías de desarrollo experimentan fuertes limitaciones para innovar y como consecuencia su crecimiento económico ha sido menor.

Actualmente el escenario económico mundial esta cambiando, ya que la globalización ha facilitado el intercambio tecnológico entre las naciones y permitido que países en desarrollo generen importantes innovaciones tecnológicas en algunos sectores de sus economías. Un claro ejemplo de esto es el importante avance tecnológico que se presenta en la India en el desarrollo de software. Hoy por hoy encontramos un importante numero de empresas transnacionales que adoptan las innovaciones tecnológicas generadas en la India. Esto sin importar que la India tiene un ingreso per capita muy por debajo del promedio de los países desarrollados. La realidad es que esta nación ha generado condiciones favorables para el desarrollo de software a un muy bajo costo.

De la misma forma, la globalización ha facilitado el intercambio de tecnología entre las naciones. Esto se debe a la reducción de costos de transacción, el aumento en la movilidad de investigadores y la mayor flexibilidad para permitir la entrada de inversiones del exterior. Actualmente, los países en desarrollo tienen mayores oportunidades para adoptar tecnologías generadas en el exterior a un costo menor.

Ante este nuevo panorama y considerando la importancia de la tecnología en la economía es relevante preguntarnos que modelo resulta más conveniente para nuestro país. Acaso debemos concentrar nuestros esfuerzos en la generación de tecnología o aprovechar las ventajas de la globalización y adoptar tecnologías a un bajo costo.

El dilema es claro debemos adoptar o crear tecnologías para mejorar las condiciones económicas de México. La mejor forma de resolver este dilema es simplemente conociendo los beneficios y limitaciones de cada uno de estos modelos.

El ciclo tecnológico

Antes de comenzar de lleno nuestro análisis sobre adoptar o crear vale la pena entender un poco más el ciclo tecnológico.

La mayoría de las nuevas tecnologías experimentan un ciclo que inicia con la innovación de productos o servicios y termina cuando el uso de esta tecnología resulta obsoleto.

El inicio del ciclo tecnológico comienza con la investigación y desarrollo de nuevas metodologías que produzcan una innovación tecnológica. Se requiere de importantes recursos económicos y humanos para estos estudios y en muchas ocasiones no se alcanzan los resultados esperados. Por esto, durante esta etapa inicial del ciclo tecnológico la implementación de nuevas tecnologías resulta costosa y riesgosa. El gran beneficio es que aquellas industrias o países que alcanzan la innovación tecnológica obtienen fuertes ventajas competitivas con respecto a otras naciones.

Actualmente las principales innovaciones a nivel mundial se están dando en áreas de biotecnología y nanotecnologia. Por ejemplo, la Cámara de la Industria Vitivinícola de Australia esta siendo apoyada por centros de investigación gubernamentales para innovar en el proceso de catamiento de vinos por medio de sistemas biotecnológicos. La idea es obtener sistemas tecnológicos que permitan mejorar la calidad de los vinos Australianos y con ello posicionar mejor sus productos de forma internacional. De alcanzar su objetivo la industria Australiana obtendría fuertes ventajas competitivas contra sus competidores. Para ello se están empleando importantes recursos económicos, pero aun no se sabe si alcanzaran los resultados esperados.

Como vemos en esta etapa inicial del ciclo tecnológico existen riesgos y se requieren importantes recursos para su implementación. Por estas razones no todos los países tienden a generar innovaciones tecnológicas.

A partir de la etapa de innovación las nuevas tecnologías son implementadas y adoptadas por diversos países. El ciclo tecnológico continua con la maduración de la tecnología y la tendencia a ofrecer menores ventajas competitivas lo cual incentiva la creación de otras tecnologías que terminan por hacer obsoletas a las viejas innovaciones. Lo importante en este ciclo tecnológico es que al ser más maduras u obsoletas las tecnologías también tienden a ser más baratas.

Es aquí donde inicia el dilema de los países que adoptan tecnología, pues por un lado pueden implementar estas tecnologías a bajo costo pero obteniendo ventajas competitivas mínimas o con el riesgo de implementar técnicas que en poco tiempo serán obsoletas.

Bajo estas circunstancias resulta interesante analizar las ventajas y complicaciones que existen al ser un país que adopta tecnología contra uno que la genera. Adoptar o crear es el dilema.

Entonces crear o adoptar?

La creación de tecnología se define como todos los esfuerzos hechos dentro de una económica para generar innovaciones tecnológicas. Esto se define de forma mas clara haciendo un análisis de la cantidad de recursos económicos invertidos para la generación de tecnología.

Como se menciono anteriormente existen importantes razones económicas para promover la innovación tecnológica, sin embargo, no todos los países tienen la capacidad económica ni las instituciones necesarias para generar desarrollo tecnológico.

Diversos estudios de la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE) señalan que la innovación tecnológica es el resultado de invertir recursos financieros en investigación, generar un sistema legal que protege e incentiva la creación tecnológica, y finalmente el empleo de individuos con altos estudios en áreas de ciencia y tecnológica. De ahí que muchos países desarrollados cuenten con políticas para importar estudiantes de alto perfil e involucrarlos sus programas de investigación.

La creación de tecnología no es cosa fácil, no obstante los países creadores de tecnología se benefician al contar con independencia tecnológica, mayor competitividad, atracción de inversiones del exterior y finalmente al obtener recursos económicos cuando venden sus tecnologías maduras a países que prefieren adoptar tecnologías.

Los últimos datos de la OCDE presentan una situación que llama la atención, pues mientras que en Europa y Estados Unidos el desarrollo tecnológico ha sido principalmente impulsado por el gobierno, la industria privada ha sido el principal promotor en Japón y otros países de Asia y del Pacífico. Esto rompe con una idea fundamental, donde se creía que el desarrollo tecnológico debe de ser impulsado con fondos gubernamentales. Sin embargo, las condiciones han cambiado pues actualmente los gobiernos en Asia y del Pacifico prefieren enfocarse en generar las condiciones que permitan la inversión privada en tecnología. Este es un modelo que puede ser implementado en México, donde los recursos gubernamentales en investigación y desarrollo son limitados.

Si existen limitaciones para crear la siguiente opción es adoptar. Por años se ha considerado la adopción de tecnología como la segunda mejor opción. Sin embargo, en ocasiones existen beneficios al esperar que las tecnologías maduren y luego adoptarlas.

Por un lado, al adoptar tecnologías se minimiza el riesgo ya que se implementan tecnologías que han sido probadas anteriormente. Además, existen beneficios al usar metodologías que ya se utilizan en muchos otros lugares. Es como un individuo que compro un sistema Laserdisc en lugar de esperar la salida del DVD.

Además, la adopción de tecnologías maduras puede servir como base para la innovación. Este es el caso de Japón y Corea del Sur donde por años se adoptaron tecnologías en electrónicos, para ser copiadas y luego mejoradas por ellos mismos. Actualmente, como sabemos estos países son lideres en la industria de electrónicos.

También se debe considerar que la adopción de tecnología tiene sus riesgos. Por una parte se tiene dependencia tecnológica de países creadores de tecnología. Además, en ocasiones el costo de adoptar una tecnología puede ser mas alto que el de crearlas. Un buen ejemplo es la adopción de tecnologías en el sector agrícola donde diferencias entre los ecosistemas pueden llevar a resultados muy distintos.

Como se observar, la decisión sobre crear o adoptar depende mucho de las circunstancias de cada industria y la capacidad que tiene cada país para obtener los beneficios de cada sistema. En el caso de Japón y Corea del Sur existía una política estructurada para beneficiarse de la adopción de tecnologías para luego convertirse en lideres de la industria. En cualquier caso se requiere primero saber como y donde se pueden obtener ventajas competitivas por el uso de tecnologías y después tener políticas para la implementación eficaz de estas.

El dilema para México

Entonces como resolver el dilema de crear o adoptar? Como muchos otros dilemas económicos aquí no hay una respuesta clara. En nuestro país, se debe analizar las condiciones especificas de cada industria y con base en ello decidir si es conveniente seguir adoptando tecnologías a un costo menor o tomar el riesgo de innovar para en el futuro ser más competitivos. En este caso es indispensable hacer un análisis costo-beneficio para cada sector económico de nuestro país.

Para nuestro país es indispensable expandir el análisis sobre el dilema de adopción o creación de tecnología. Podríamos iniciar el análisis remarcando los importantes beneficios que obtendríamos en el ámbito económico y empresarial si contáramos con políticas definidas sobre desarrollo tecnológico. Es necesario comprender que sin una política sobre desarrollo tecnológico podemos empezar a perder competitividad muy pronto. Solo basta con observar a los países asiáticos, quienes rápidamente se han convertido en los principales competidores de México. La mayoría cuentan con políticas claras para apoyar industrias nacionales en el desarrollo y adopción de ciencia y tecnología, como resultado han mejorado sus niveles de competitividad a nivel internacional.

En el caso de México, es esencial identificar las industrias en nuestro país con la capacidad de generar avances tecnológicos que lleven a una mayor competitividad e invertir los escasos recursos económicos que tenemos en estas áreas. Los casos de la India e Irlanda demuestran que se obtienen mayores beneficios al especializar el desarrollo tecnológico en solo algunos sectores económicos.

También es importante crear la condiciones para atraer inversiones extranjeras que promuevan la innovación o nos permitan adoptar tecnologías de vanguardia enfocadas a mejoras en la productividad. Desafortunadamente, muchas inversiones extranjeras bajo el concepto de “maquila” emplean solamente tecnologías maduras que ya han sido adoptadas a nivel mundial.

Finalmente resulta relevante contar con políticas para evitar la “fuga de cerebros” y por el contrario generar incentivos para importar individuos con altos estudios en ciencia y tecnología a nuestro país. China cuenta con un programa gubernamental para el resguardo de estudiantes chinos con estudios en el exterior. El programa ofrece incentivos fiscales a empresas que recluten a estos estudiantes y recursos económicos para realizar investigaciones científicas a su regreso a China.

This entry was posted in Aventuras en Australia and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>